Producto mínimo viable o PMV

Eric Ries, autor del bestseller The Lean Startup, define el PMV o Producto Mínimo Viable como la versión de un producto nuevo que permite al equipo recolectar la máxima cantidad de conocimiento validado sobre clientes con el menor esfuerzo posible. Podríamos afinar más la definición aclarando que se trata de una versión de un producto con funcionalidades limitadas, lo ideal es enfocarlo al 20% de la funcionalidad que será utilizada el 80% del tiempo. Este lanzamiento será utilizado por un número controlado de usuarios y de los datos arrojados por este uso obtendremos información suficiente sobre los potenciales clientes futuros. El PMV debe servir como una fase de validación, para ofrecerlo con una mayor garantía de uso, haciéndolo económicamente viable y con posibilidades de entrar en el mercado.

Debemos diferenciar Producto Mínimo Viable y Prototipo, no se trata de si es posible construirlo sino de si el mercado querrá comprarlo.

Se trata del producto más rápido y barato que puedes construir y llevar a los primeros clientes rápidamente para observar usos y reacciones y poder medirlas, siempre con el objetivo de desarrollar un producto que tus potenciales clientes quieran y deseen comprar.

El desarrollo de un Producto Mínimo Viable permite:

  • Apostar por un producto con opciones de ser demandado por el segmento de mercado al que va dirigido.

  • Desechar un producto con características innecesarias o no demandadas.

  • Acelerar el aprendizaje y el desarrollo.

  • Validar las distintas hipótesis.

  • Aprender de los potenciales clientes el uso y las necesidades reales.

  • Delimitar las funcionalidades, ahorrando costes de desarrollo y aumentando el PVP.

  • Obtener datos de valor sobre el cliente, el mercado y el uso del producto.

Tradicionalmente se asocia el PMV con las startups o empresas de innovación, pero también se puede utilizar en empresas ya asentadas, para testar productos con inversiones razonables en un corto espacio de tiempo, con la ventaja de que se adquiere gran cantidad de conocimiento y aprendizaje validado por el usuario final.

La gran ventaja que presenta el PMV es que no se trata de un prototipo, la pregunta no es si tengo la capacidad y la tecnología para construirlo sino que va un paso más allá, no solo tengo que construirlo sino que tengo que ponerlo en funcionamiento entre un grupo de early adopters que me permitan aprender de su feedback.

Un PMV implica analizar y determinar la estrategia que nos permitirá lanzar el producto al mercado, con lo que reducimos las probabilidades de riesgo y de fracaso, pues en cada fase los clientes nos indican qué necesitan, qué desean, cómo lo quieren y cuánto estarían dispuestos a pagar por ello. Y todo en un período de tiempo muy rápido, de hecho la regla de oro para el lanzamiento de un PMV según Reid Hoffman, fundador de Linkedin, es “Si no te da vergüenza la primera versión de tu producto es que esperaste demasiado tiempo para lanzar”

CTA Producto mínimo viable

CTA Producto mínimo viable